Queso Fresco

El queso fresco es una variedad de lácteo blando que retiene una gran cantidad de suero y no posee un proceso de maduración o curación.

La realización de este alimento es muy sencilla, en donde su cuajado es láctico y tiene un tiempo de fabricación de 24 horas o más.

El desuerado es estimulado por la ruptura de la cuajada cuando es presionada.  

Es húmedo, presenta entre 60 y 80% de agua, lo que lo convierte en un producto no tan conservable.

Estos no son afinados, pero previamente se le puede añadir sal, ajo, azúcar, cebolla o cualquier especia que ayuda a tonificar el sabor amargo característico de él.

Precisan de la nata y pasteurización de la leche ya que los gérmenes patógenos quedan intactos debido a la falta del proceso de maduración.

Un punto a considerar es que el queso fresco es muy recomendado a la hora de cuidar la salud o hacer algún tipo de dieta.

Tipos de queso fresco

Los quesos frescos son los más recomendados cuando se debe realizar una dieta para adelgazar o para mantener una vida saludable ya que al poseer mayor cantidad de líquidos pueden disminuir la cantidad de grasas y sales.

Además que el organismo absorbe con mayor eficacia las nutrientes que aportan.

Algunos quesos frescos pueden ser:

Queso fresco de vaca, cabra u oveja

Pueden estar hechos con leche de vaca, cabra u oveja.

Cada una de estas opciones son ligeras y con bajo aporte graso en sus versiones curadas o semicuradas.

No obstante, como cada tipo de leche posee nutrientes diferentes, los quesos elaborados con ellas aportarán distintos beneficios.

Por ejemplo, el queso fresco de vaca posee cerca de un 10% de grasas y 15% de proteínas.

El queso fresco de cabra tiene menos proteínas y más grasas.

En cuanto al de oveja fresco, se le percibe un aporte proteico análogo o un poco superior, pero siempre más contenido de grasas en su composición.

Además, se puede señalar que el de vaca es el que menos cantidad de sodio y colesterol concentra si lo comparamos con los otros elaborados con leche de oveja o cabra.

El contenido de calcio del queso de vaca es similar al de cabra y oveja, pero posee más potasio.

Por esta razón, el queso fresco vacuno es la mejor alternativa si deseamos un sub lácteo ligero y que tenga buenos nutrientes esenciales para el cuerpo humano.

Propiedades del queso fresco

Cada uno de los distintos quesos son fuentes de grasas y proteínas, pero si decidimos escoger un queso fresco podemos notar que este tiene menos grasas.

El contenido de sodio es inferior al que se registra en los que pasan por un proceso de curación o maduración, ya que los nutrientes se concentran más con el pasar del tiempo a medida que el contenido acuoso se va perdiendo en el producto.

Es una excelente opción para aquellas personas que quieran llevar una dieta ligera, que ayude con la pérdida de peso debido a su bajo aporte energético que avivan las proteínas, vitaminas y minerales esenciales para el organismo.

Propiedades del queso fresco

Este alimento es muy útil para aquellos que padezcan de enfermedades cardiovasculares o que estén empezando a padecer de ellas.

Es muy rico en potasio, no posee mucho colesterol y grasas saturadas, es un buen aliado para las personas que sean hipertensas o que sufran de problemas cardiacos.

El queso fresco es un alimento que puede ayudar al organismo de distintas formas. A continuación las propiedades de este producto.

Rico en grasas saludables

Son aquellas que pueden reducir los niveles de colesterol y enfermedades del corazón, siempre y cuando se consuman con moderación.

Entre las grasas saludables se encuentra el omega 3, vitamina E y antioxidantes.

Fuente de calcio

El calcio es un mineral que le ofrece al organismo desarrollo o fortalecimiento del sistema óseo y dental.

Aumenta los niveles de estrógeno en la sangre.

Rico en ácido fólico

El ácido fólico o vitamina B9 es fundamental para la salubridad del corazón, piel y para el desarrollo cerebral del feto, por lo que se recomienda consumirlo durante todo el periodo del embarazo.

Contiene vitamina B2

La vitamina B2 ayuda con la producción celular, desarrollo de los glóbulos rojos, el aparato digestivo, respiratorio, inmunológico, piel, cabello, uñas, ojos, boca, lengua, vagina y embarazo.

Alimento probiótico

Bacterias que ayudarán con el metabolismo, proceso enzimático y el sistema digestivo.

Valor nutricional

Este alimento no pasa por ningún proceso de maduración, por ese motivo conserva mucho suero de leche que le da esa consistencia blanda a simple vista.

Debido al alto contenido de agua que presenta, el queso fresco no tiene mucha vida útil, sin embargo, posee un mínimo valor calórico, el cual si lo comparamos con otros quesos, es decir, curados o semicurados, se le percibe cerca de 200 Kcal por cada 100 gramos.

No conserva mucha cantidad de grasas, se le observa solo 10%, aunque sí existen alternativas desnatadas que ofrecen 0%.

Estos tienen menos grasas y calorías en su composición. El alimento es rico en proteínas, calcio, potasio y sodio.

Valores nutricionales del queso fresco

A continuación la tabla de los valores nutricionales que ofrece el queso fresco por cada 100 gramos:

NutrientesPor cada 100 gramos de queso fresco
Energía1,98 kcal
Proteínas12,4 gr
Lípidos totales15,4 gr
Hidratos de Carbono2,5 gr
Agua68,4 g
Calcio338 mg
Hierro0,5 mg
Yodo4,8 mcg
Magnesio16 mg
Sodio272 mg
Potasio121 mg
Fósforo170 mg
Vitamina A194 mcg

La diferencia entre el queso fresco, curado y semicurado

La diferencia entre el queso fresco, curado y semi curado

Este queso a diferencia del queso curado o semicurado no pasa por ningún tipo de maduración, su procedimiento ni siquiera se lleva un día, esto hace que el producto tenga gran cantidad acuosas, menos grasas, calorías, sodio y otros nutrientes que por lo general se concentran en las demás variedades de quesos.

A los quesos curados se les percibe cerca de un 30% de contenido de grasas, en otras palabras, tres veces más que lo que se consigue en un queso fresco.

Otra diferencia de los curados o semicurados es que acumulan más proteínas, calcio, sodio, colesterol y calorías, siendo estas últimas con casi el doble de concentración a comparación del queso fresco.

Tienen mayor cantidad de potasio que los demás, pues este mineral se concentra en el suero de leche, el cual es perdido en los curados y semicurados.

Por otro lado, un queso semi curado puede llegar a acumular cerca de un 20% de grasas, por lo que posee un 50% más de sodio y calorías que el fresco.

Precios por país del queso fresco

Precios por país del queso fresco

El precio del queso fresco puede variar de acuerdo a los tipos que se hablen y de la época en la que se desee adquirir. El costo de este producto en España puede ser desde 0,97 € hasta 5,95 €.

  • Fresco burgos de 150 gramos: 0,97 €.
  • Queso fresco Feta D.O.P. ecológico Dodoni 200 gramos: 3,95 €.
  • Queso cabra blanca tradicional 400 gramos: 4,30 €.
  • Requesón natural de 200 gramos: 1,07 €.
  • Queso de cabra blanca madurado de 425 gramos: 5,95 €.

Marcas de queso fresco vendidas en supermercados españoles

Marcas de queso fresco

Este producto es uno de los más consumidos en España por esta razón entre las marcas más destacadas se encuentran:

Vrai de cabra

Marca española certificada por FRBIO01.

Flor de Esgueva

Se trata de quesos frescos derivados de la leche de oveja que se elabora de forma artesanal y natural.

 El corte ingles

Se refiere a una variedad de quesos frescos que son vendidos de forma envasada.

Vega e hijos

Realiza quesos frescos tradicionales elaborados con leche de calidad.

Quesos García vaqueros

Es una empresa dedicada a la producción de quesos frescos fabricados con leche de oveja, cabra y vaca.

La pasiega

Es una quesería que inició en el año 1917 y hace quesos de carácter tradicional.

Danone

Es una de las marcas españolas con mayor fabricación y comercialización de quesos frescos.

Carrefour

Se trata de una empresa dedicada a la realización de diferentes variedades de productos lácteos entre ellos el queso fresco.

¿Cómo se hace este queso casero?

Cómo se hace el Queso fresco casero

Es uno de los alimentos más consumidos ya que es útil para la realización de diferentes dietas por su alto contenido de agua.

Se puede elaborar con leche de vaca, cabra o de oveja.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche de vaca pasteurizada.
  • 45 mililitros de jugo de limón.
  • Sal al gusto.
  • Mitad de yogurt natural.
  • 2 cucharadas de nata.

Preparación

Calentar la leche

En una olla agregar la leche fresca pasteurizada, calentar a fuego lento hasta que se formen burbujas alrededor del recipiente.

Cuando se haya formado esto, retirar de la cocina y dejar reposar por 20 minutos.

Añadir los demás ingredientes

Pasado el tiempo, añadir a la leche, el jugo de limón, yogurt con la nata, revolver hasta integrar los ingredientes y dejar reposar por 10 minutos.

Regresar al fuego

Llevar la preparación a la cocina, calentar a fuego medio hasta que la leche comience a cortarse, añadir la sal y mezclar.

Colar la preparación

En un colador ubicar un trozo de gasa, arrojar la preparación sobre él, atar con un nudo para que escurra el suero de leche.

Dejar drenar por media hora en la nevera y guardarlo luego en un recipiente de plástico.

Conservación

Este queso debe estar conservado en la parte más fría de la nevera, su tiempo de consumo será de máximo semana y media.

¿Engorda?

Es uno de los alimentos recomendados en las dietas pues no tiene calorías y su nivel de grasas es mínima, por esa razón, es un producto que no engorda.

El Queso fresco y la diabetes

Ya que se trata de un producto con poca cantidad de azúcares, sí se puede consumir cuando la persona padece de diabetes (manteniendo siempre la moderación).

Este queso y embarazo

El queso fresco debe elaborarse con leche pasteurizada por esa razón es seguro durante el embarazo ya que no le suministra a la madre y al feto bacterias que perjudiquen la salud.

Aporta calcio y ácido fólico que son primordiales en el desarrollo del futuro bebé.

El queso fresco batido: La nueva manera de mantenerte sano

El queso fresco batido

El queso fresco batido no es más que un sub lácteo que muchas veces puede ser confundido con el yogurt griego, aunque no se parecen en nada.

Este alimento pasa por un proceso de batido que le da esa textura cremosa.

Valor nutricional

El queso batido posee un valor nutricional que varía de acuerdo a la marca e ingredientes que se usen en su elaboración.

Sin embargo, se puede señalar que de forma aproximada por cada 100 ml de este alimento, se consumen 46 calorías.

Maneras de consumir el queso fresco batido

Algunas de las maneras más habituales que se pueden usar para consumir este tipo de alimento, pueden ser:

Con pastas:

El queso fresco batido puede sustituir a la nata u otras variedades de quesos que se le asemeje.

En postres:

Casi siempre es consumido con frutas o postres muy apetecibles que requieran humedad.

Por esta razón se tiende a confundir con los yogures, en especial con el griego.

Con semillas:

Los quesos frescos batidos se pueden acompañar con semillas como la quínoa o chía.

Igualmente, se pueden integrar con cereales.

En ensaladas:

Este es un perfecto condimento de ensaladas.

Casi siempre se usa cuando se termina de arreglar el plato, se usa como sustituto de las salsas o aderezos.

Usado en biscotes de pan:

El queso fresco batido se puede emplear untado en pan tostado con mermelada, frutas o aguacate.

Recetas a base de queso fresco

El queso fresco es la opción más adecuada a la hora de querer cuidar la salud y el peso.

Se trata de un alimento de calidad que se puede usar en recetas dulces, saladas, frías o calientes.

Algunos platos suculentos que se pueden elaborar con alguno de los quesos frescos, pueden ser:

Tarta de queso fresco al horno:

Se trata de un plato fácil de elaborar en tan poco tiempo, perfecto para consumir como merienda.

Entre los ingredientes que lleva se encuentran: queso fresco, huevos, leche, azúcar, harina de trigo y mantequilla.

Es importante tener en cuenta que el tiempo que se tomará para su producción dependerá del tipo de horno que se utilice.

Flan de queso fresco:

Es una variación del típico flan de queso tradicional pero con queso fresco.

Este postre tendrá una textura y sabor diferente ya que no será muy cremoso además que su gusto puede adecuarse muy bien con los demás ingredientes porque no posee mucha sal.

Los alimentos usados son: azúcar, agua, nata líquida, queso fresco, huevos y leche.

Mousse de queso fresco:

Se trata de una tarta que lleva queso fresco desnatado que ayudará a mantener un toque más ligero a la receta.

Entre los materiales a usar en esta preparación están las fresas o cualquier otro tipo de frutas rojas, azúcar, gelatina y bizcochos.

Queso fresco rebozado:

Casi siempre cuando se habla de un queso fresco nos enfocamos a aquellos platos dietéticos, pero con el queso fresco rebozado no aplica, se trata de una receta frita donde se utilizarán ingredientes como queso fresco, mantequilla y orégano.

Rollitos de Salmón con queso fresco:

Se trata de una clase de plato que puede elaborarse en reuniones familiares o entre amigos.

Su método de elaboración es sencillo y requiere de muchos ingredientes, sólo: queso fresco, salmón ahumado y lechuga.

Para la preparación se tomará una hoja de lechuga, se le añade salmón con queso y enrollamos.

Sándwich de queso fresco:

La mayoría de las veces cuando nos referimos a un sándwich con queso fresco se hace mención de dos rebanadas de pan rellenas con este lácteo.

Pero la receta contada a continuación además de poseer estos también  se le añade queso crema.

Pay de queso fresco:

Otro de los postres que pueden ser llevados a la mesa de nuestro hogar es el pay de queso fresco, un plato sencillo de elaborar y con pocos ingredientes.

Su tiempo de elaboración no será mucho.

Se necesitará para esto: costra para pay de galletas, queso fresco, leche condensada, huevos y esencia de vainilla.

Crema de calabacín con queso fresco:

Este plato nunca falla a la hora de realizar una comida rápida y con pocos alimentos.

Leche evaporada, agua, calabacín, zanahoria, ajo, queso fresco, aceite de oliva, pimienta negra molida y sal serán los protagonistas para la terminación de esta receta.

Ensalada de tomate con queso fresco:

Si son amantes de las dietas, este acompañante de platos principales será la mejor opción a la hora de cuidar la línea, con tan solo tener a la mano, tomates maduros picados, queso fresco y un poco de aceite de oliva se tendrá una excelente ensalada.