Queso Kéfir

Cuando nos referimos a un queso Kéfir se hace mención de una variedad de derivado lácteo que es parecido al algodón o a una coliflor. Es una masa blanda obtenida a través de la combinación de bacterias probióticas y levaduras. Otras formas de conocer este alimento son como búlgaros o yogurt de pajaritos.

¿Qué es el Kéfir?

Qué es el Kéfir

Se trata de un derivado lácteo que se parece al yogurt líquido. Para su obtención se debe realizar una fermentación de levaduras u hongos combinados con bacterias que se hallan en la zona del Cáucaso. La lactosa de este alimento se convierte en ácido láctico. Su masa es blanda y gelatinosa. En cuanto los hongos y las levaduras usadas en su proceso de elaboración serán las Lactobacillus acidophilus y el Kluyveromyces marxianus, aunque esto puede variar de acuerdo a las áreas donde se realice y también a los métodos de cultivos usados.

Historia y origen del queso Kéfir

Historia y origen del queso Kéfir

El queso Kéfir de leche es considerado uno de los más antiguos de los registrados con el pasar del tiempo. Es un producto oriundo del Cáucaso. Se trata de un alimento muy consumido en la religión musulmán y se expresa que si pasaban a otras religiones, este perdía sus virtudes. En tiempos remotos era tanto el egoísmo que si alguno revelaba la receta o el secreto del queso a otras tribus extranjeras se condenaba a pena de muerte.

Conforme a investigaciones, se puede señalar que el término Kéfir simboliza ‘‘sensación o sentirse bien’’ ya que cuando se consumía o se regalaba daba satisfacción y bendición. Para el tiempo de Marco Polo ya se hacía mención del queso Kéfir y en siglo XIX se empleaba en personas que padecían de tuberculosis.

Diferencia entre el queso Kéfir de agua y de leche

Diferencia entre el queso Kéfir de agua y de leche

El queso Kéfir puede presentar dos variedades que de acuerdo a sus ingredientes, pueden causar diferencia. Algunas de estas son:

El queso Kéfir de agua debe ser conservado en el vital líquido y azúcar para que se de la fermentación, mientras que el queso Kéfir de leche se obtiene cuando se fermenta la leche por cultivos de estos granos.

Propiedades saludables del queso Kéfir

Propiedades saludables del queso Kéfir

Este alimento es uno de los más destacados por sus altos niveles de minerales, vitaminas, probióticos y aminoácidos. Algunas de las propiedades dadas por parte de este queso, son:

Controla el azúcar en la sangre

Ya que es un producto probiótico, es muy bueno para controlar la glicemia y así mantiene en perfectas condiciones los niveles de glucosa en la sangre.

Ayuda a la función digestiva

Ya que posee microorganismos vivos, este alimento es bueno para una mejor y rápida digestión de proteínas o grasas para que sean asimilados con mayor velocidad por el estómago.

Es un antibiótico natural

Fuerte antibiótico natural que no genera efectos secundarios desfavorables.

Refuerza el sistema inmunológico

Es considerado como uno de los productos que vitaliza y ayuda con el desarrollo del sistema inmunológico, además que no solo ayuda a las personas que tienen las defensas bajas sino también para las personas que están con buena salud.

¿Cómo conservar el queso Kéfir?

Cómo conservar el queso Kefir

Si se pretende conservar el queso por un tiempo de 4 a 5 días, lo recomendable es llevarlo a la nevera para que se refrigere.

Para consumir se aconseja sacarlo unos minutos antes para que consiga la consistencia requerida.

Cuando queramos conservarlo de 8 a 10 días se deben lavar y limpiar los gránulos de Kéfir para que sean sumergidos en un envase.

Si pasan ocho días y se desea hacer queso Kéfir se debe dejar fermentar los gránulos en leche por un periodo de 2 a 3 días.

Para conservar el Kéfir por un tiempo de 12 a 18 meses no se aconseja guardarlo en líquido, en este caso lo mejor es que sea seco, para esto después de lavarlos se secan en paños absorbentes por dos días y añadirlos en un lugar ventilado para el secado. Cuando estén secos se guardan en papel de aluminio.

Procedimientos para preparar el queso Kéfir de leche

queso Kéfir de leche

Hacer un queso Kéfir de leche es fácil, se debe conseguir los gránulos, lavarlos y secarlos, luego trasladarlos a un recipiente de vidrio que contenga leche y dejarlo fermentar por dos días, no debe guardarse en la nevera. Cuanto mayor sea el tiempo de maduración más agrio será el producto final. El periodo de fermentación variará de acuerdo a la temperatura del ambiente, la cantidad de gránulos y leche que se emplee. Un dato es que si hace mucho calor, se añade mayor cantidad de Kéfir que de leche, de esta manera la fermentación será más rápida. El Kéfir debe ser colado con un colador de plástico o de acero inoxidable. Cuando el producto esté seco se puede reservar en la nevera. Si se desea repetir la elaboración, no se propone botar los gránulos, es mejor reservarlos en otro recipiente con leche.

¿Cómo hacer el queso Kéfir de agua?

Cómo hacer el queso Kéfir de agua

Para hacer un queso Kéfir de agua lo fundamental es lavar y secar los gránulos, luego llevarlos a un envase que contenga agua mineral con azúcar para que se dé el proceso de fermentación y listo. Ahora si se desea aplicar sabor a la preparación se puede realizar una combinación de queso Kéfir de agua con soja.

En este caso se deja fermentar los granos de queso Kéfir en una bebida de soja por un tiempo de 48 horas, luego se cuela con una malla ancha. Enjuagar los gránulos y llevarlos a agua con azúcar. Con el yogurt obtenido se coloca la mezcla en una tela de algodón limpia y se deja colgar para derramar el suero de la soja que fermentó. Mientras más tiempo se deja escurrir, mayor será la solidez del queso Kéfir. Cuando haya pasado 24 horas se toma un cuenco, se le incorpora el queso, lo mezclamos con sal y ya.

¿Cual queso Kéfir es mejor, el industrial o el casero?

Cual queso Kéfir es mejor, el industrial o el casero

Si de propiedades y valor nutricional se trata, siempre el queso Kéfir casero será mejor que el industrial, ya que se está haciendo mención de un producto natural libre de compuestos químicos.