Queso semicurado: Características, tipos, países productores y nutrientes

El queso semi-curado es un producto muy usado en distintas preparaciones porque posee un sabor muy equilibrado, es decir, no es tan suave como el queso fresco o tierno, ni tan fuerte como sucede con el queso maduro o añejo. Su tiempo de maduración es de 30 días a tres meses.

Este producto pueda que no tenga la misma popularidad con aquellos quesos que tienen años de maduración, sin embargo, diversos productores expresan que en los auténticos sub lácteos de esta categoría se les puede percibir mejor la calidad de la leche que se haya usado en su proceso de elaboración, pues, al tener menos tiempo de maduración, el sabor de la leche estará más presente en el alimento y más en los fabricados con leche cruda.

Características del queso semi-curado

Características del queso semi-curado

El queso semi-curado puede variar de características dependiendo del tipo de leche que se emplee en su fabricación, no obstante, para esta variedad se usa más la leche de oveja, así que las cualidades que detallaremos a continuación dependerá precisamente de esta materia prima.

Tipo de leche usada en el queso semi-curado

Se puede expresar que el principal tipo de leche que se usa en la elaboración del queso semi-curado es la de oveja ya que aporta más calidad en cuanto a su textura, olor y sabor. La leche cruda de este animal no se somete a ningún proceso previo a la elaboración del queso, por esa razón cuenta con todas las bacterias características de la leche y su sabor es más propia. Esta tipología hace que el producto no pueda ser consumido después de los 60 días de su fabricación.

El cuajo empleado en su elaboración

El queso semi-curado presenta una pasta dura, la cual se obtiene a partir de la utilización del cuajo de cordero que se haya seleccionado. Dicho coagulante es extraído del estómago del cordero, lo que contribuye en su sabor y textura.

La corteza natural del queso semi curado

Como casi todos los quesos elaborados con leche de oveja, la corteza de este alimento no pasa por ningún proceso químico, es comestible y gruesa. Su color es marfil o amarillo claro, el cual se consigue a través del cepillado del moho Penicillium que nace de manera natural. Por lo general, la superficie del alimento es cubierto con aceite de oliva o cera que ayuda a conservar la humedad típica de él.

Textura del queso semi-curado

La textura de la pasta de este alimento depende del proceso de curación, es decir, algunos pueden ser semi-duros, firmes, suaves, mantecosos y otros se pueden deshacer en la boca.

Aroma del queso

Se le percibe un gusto láctico y toques ácidos.

La maduración del queso semi-curado

Para conseguir las características de este producto, el queso debe ser sometido al método clásico de curación, es decir, dejarlo en cámaras herméticas por un tiempo de 2 a 3 meses. En la escala de tipos de quesos, podemos señalar que este es más seco que el fresco, pero no más que los curados, ya que siguen teniendo un porcentaje de suero de leche en su interior.

Un dato a considerar es que la obtención de este alimento puede variar de acuerdo a la cantidad de leche que sea usada, en otras palabras, si se emplea mucha, tarda más en solidificar, pero si es menos, el proceso puede ser más rápido.

Conservación del queso

La conservación de esta variedad  de queso es esencial para el disfrute de su sabor. Se trata de un alimento vivo, y por ende, requiere respirar. Los quesos semi-curados deben permanecer individualmente en la parte inferior de la nevera, ya que no soporta temperaturas muy frías. Al momento de consumirlo, se recomienda sacarlo del refrigerador 50 minutos antes para poder percibir la textura correcta del alimento.

Maneras de cortar el producto

Para cortar un queso semi-curado se recomienda usar un cuchillo de quesos tiernos, pues evitará que el alimento se adhiera a la hoja. También se tienden a utilizar cuchillos de dos mangos porque permiten hacer cortes con menos esfuerzo.

Maridaje del queso semi-curado

Los expertos recomiendan maridar el queso de oveja semi-curado con vinos blancos secos, semi-secos o con cavas.

Tipos de quesos semi-curados

Entre las variedades de quesos semi-curados que se registran podemos resaltar al Gouda, Emmental, Cheddar, Gruyere, Manchego, entre otros. Estos están caracterizados por ser firmes pero suaves. A continuación, vamos a echarle un vistazo más detallado a cada uno de estos.

Queso Gouda

Queso Gouda

Queso elaborado a partir de la leche de oveja. Es un producto semi-duro, con formas cilíndricas, bloques prismáticos, cuadrados o rectangulares que presentan un peso que va desde los 2,5 kg a los 10 kilogramos. Algunas variedades de queso Gouda no poseen corteza, en cuanto a los que sí, su textura es dura, seca y cubierta con una cera de tonalidad amarilla. La pasta de este queso es firme, su color es marfil o amarillo claro, posee agujeros. Se recomienda consumir el producto cuando tenga mínimo cinco semanas de maduración.

Queso Emmental

Queso Emmental

El queso Emmental posee una textura semi-dura, con ojos repartidos en toda la pasta, la tonalidad de la misma es marfil o amarillo claro. Su corteza es de color paja con un gusto similar al vino. El aroma de este alimento es fuerte, parecido a las nueces, el sabor es ácido. El tiempo de maduración mínimo es de 60 días a partir de su fabricación.

Queso Cheddar

Queso Cheddar

Las características del queso Cheddar pueden variar dependiendo de su tiempo de maduración. Es decir, su color va desde blanco hasta anaranjado intenso, lo mismo sucede con su textura y sabor. Cuando vemos un Cheddar con un periodo de curación de dos años, alcanza su total plenitud. Su pasta es cremosa pero de consistencia dura, la superficie es lisa y brillante. El sabor es parecido a la avellana con un toque agrio. El aroma es similar al de la mantequilla.

Queso Gruyere

Queso Gruyere

El queso Gruyere es un alimento elaborado con leche de vaca. Su tonalidad es marfil, amarillo claro o pardo. Posee un sabor variante, en otras palabras, en sus inicios es dulce, parecido a la nuez pero a medida que envejece puede ser salado e intenso. La tonalidad de la pasta también cambia, algunos son cremosos y otros pueden tener una consistencia dura. Presenta ojos repartidos en toda la masa.

Su forma es de rueda, la corteza es granulada y su base es curva. La altura va desde los 9,5 hasta los 12 centímetros, el diámetro es de 55 a 65cm y su peso de 25 a 40 kilogramos.

Queso Manchego

Queso Manchego

Es un queso elaborado con leche de oveja de la raza manchega. Su tiempo de maduración es de mínimo 30 días para los quesos de 1,5 kg, en el caso de las variedades de mayor de tamaño, su periodo máximo de curación es de dos años.

Su forma es cilíndrica, con un tamaño de 12cm x 22cm. Su corteza es dura, de tonalidad amarilla clara, verde o negra. La pasta es semi-dura, elástica, mantecosa y harinosa con un color blanco o marfil. Se perciben ojos repartidos en toda la masa. Su olor es láctico. El sabor es ácido y un poco picante.

Queso semi-curado de cabra al pimentón

Queso semi-curado de cabra al pimentón

Elaborado a partir de la leche de cabra y pimentón de La Vera. Se trata de un producto de textura cremosa. Su corteza es comestible y presenta una tonalidad roja debido al vegetal. En cuanto a su sabor, este es picante. La forma que lo distingue es cilíndrica. Su tiempo de maduración es de 30 a 50 días.

Conservación del queso semi-curado de cabra con pimentón

El pimentón, además de aportarle sabor al queso, es una fuente de conservación del producto por lo que no es necesario añadir productos artificiales para que tenga más preservación. Al momento de abrir el queso, es recomendable mantenerlo en la nevera, envuelto en papel transparente. No es aconsejable conservarlo a temperaturas muy bajas, ya que se podría secar.

Queso Murcia al Vino

Queso Murcia al Vino

Este queso es elaborado en España a partir de la leche de cabra murciano-granadina pasteurizada. Se trata de un alimento graso, de pasta lavada, prensada, cremosa, elástica pero no cocida, su color es marfil. La forma típica de esta clase es cilíndrica. Su corteza es lisa, ligera y cubierta con vino tinto. El sabor es ácido, salado, con aromas lácticos a nata y mantequilla.

Países productores de quesos semi-curado

Países productores de quesos semi-curado

Los principales países productores de quesos semi-curados se registran en Europa, específicamente desde España, Suiza, Holanda hasta Reino Unido. Por ejemplo, el queso Gouda es oriundo de los Países Bajos.  

Uso del queso semi-curado en la cocina

El queso semi-curado es un alimento que se usa en distintos platos ya que su sabor es menos intenso que los curados. Pueden ser utilizados en tartas de coliflor, bomba tibia de queso y batatas o con un tiramisú.

Información nutricional del queso semi-curado

CADA 100 GRAMOS DE QUESO SEMI-CURADO, GENÉRICO CONTIENEN:
Grasa (lípidos totales) 30.4 g
MUFA 9 g
PUFA 0.72 g
Saturados 18.9 g
Colesterol 87.8 mg
Fibra 0 g
Glúcidos 0.5 g
Vitamina A 360 µg
Vitamina B1 0.04 mg
Vitamina B2 0.3 mg
Vitamina B3 6.7 mg
Vitamina B6 0.8 mg
Vitamina B12 1.5 µg
Vitamina C 0 mg
Vitamina D 0.28 µg
Vitamina E 0.62 mg
Calcio 765 mg
Hierro 0.64 mg
Magnesio 36 mg
Ioduros 34.1 µg
Zinc 4 mg